"Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas."- Pablo Neruda.

Seguidores

martes, 13 de diciembre de 2011

No encuentro otra forma mejor de morir, y te haga estar vivo por siempre.

Y por si el azote de las pestes fuera poco castigo, el miedo a la enfermedad se convirtió en una nueva enfermedad.
En Inglaterra, los médicos atendían pacientes que se creían frágiles como cacharros de barro y se apartaban de la gente por no chocar y romperse; y en Francia, Molière dedicó al enfermo imaginario la última de las obras que creó, dirigió y actuó.
Burlandose de sus propias manías y obseciones, Moliére se tomaba el pelo. Él representaba al personaje principal: hundido en los almohadoes de su sillón, envuelto en pieles, el gorro hasta las orejas, se sometía a continuas sangrías, purgas y lavativas, recetadas por los médicos que le diagnosticaban brodipepsia, dispepsia, apepsia, lientería, disentería, higropepsía, hipocondría, hipocresía...
Hacía poco que la obra había sido estrenada, y con éxito, cuando una tarde todo el elenco le suplicó que suspendiera la función. Moliére estaba muy enfermo, enfermo de veras y no por fiebre de la imaginación. Respiraba poco, tosía mucho, y apenas si podía hablar y caminar.
¿Suspender la función? Ni se tomó el trabajo de contestar. Sus compañeros lo estaban invitando a triacionar el reino donde había nacido y sido, desde el día aquel en que dejó de ser quien era y se convirtió en Moliére para divertir a la buena gente.
Y esa noche el enfermo imaginario hizo reír mas que nunca al público que llenaba la sala. Y la risa por Moliére escrita y actuada, lo alzó por encima de sus penurias y de su pánico a morir, y gracias a la risa, que de todo se reía, esa noche hizo el mejor trabajo de su vida. Tosió hasta romperse el pecho, pero no olvidó ni una palabra de sus largos parlamentos, y cuando vomitó sangre y cayó al suelo el publico creyó, o supo, que la muerte era parte de la obra, y lo ovacionó mientras el telón caía con él.

Eduardo Galeano- Espejos ( Meliére )

4 comentarios:

  1. Me encantaaaaaaaaa *_* Me encanta tu blog es...buf...es muy bueno! bueno yo tambien tengo uno y me gustaria que te pasaras y si te gusta me siguieras :)
    http://ventura-cazadoradesonrisas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. tu blog es genialisisismo ♥
    pasaste por mi blog te acabo de dejar un premio c;

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Tu única obligación en cualquier período vital consiste en ser fiel a ti mismo.

Richard Bach